Bailar no es solo mover el cuerpo. Bailar es una actitud ante la vida que genera grandiosos beneficios físicos y emocionales. ¡Y por esto en FRANCO decidimos bailar! 

De seguro, eres uno de los miles de comensales a los que hemos servido en la mesa una rica hamburguesa en cualquiera de nuestras sedes. Y también uno de los que se pregunta mientras come: ¿Y por qué esta gente baila?

¿Eres uno de los nuestros verdad? ¡Lo sabíamos! Entonces presta atención y entérate de cómo nació la Parada Franco.

Además, tienes que saber de la Parada porque seguro nuestro community tomará algunas respuestas de esta historia para futuros sorteos. ¡Eche un ojo!

¿Cómo nació la parada Franco?

Cualquier día en Franco es un día movidito.

Una noche bien pero bien movidita en Franco, en medio de todo el interín individual y colectivo de nuestros chicos, uno de ellos para liberar el estrés del movimiento en hora pico, simplemente empezó a bailar. 

Con su ocurrencia ese chico contagió a otro, y este a su vez a otro, hasta que todos hicieron una pausa y terminaron bailando.

Lo curioso fue ver cómo los chicos luego retomaron sus labores llenos de energía renovada, entre risas y la aprobación de nuestros amigos y clientes.

Había pasado algo mágico: Los chicos le sacaron una sonrisa a todos mientras se desconectaban, de forma divertida, por un momento del trabajo.

Así dijimos: Hay que repetirlo. Porque todo lo bueno se repite.

Y así  nació la Parada FRANCO. Tú haz estado en ellas. Las conoces.

Una parada FRANCO es un momento de relax con canciones alegres, letras refrescantes que levantan el ánimo, sonando cada dos horas en todas nuestras sedes. En ellas los muchachos bailan coreografías contagiosas y entretienen a  los comensales de una forma en que para todos resulta una terapia antiestrés.

Si aún no has visto una Parada FRANCO, mira una aquí:

Hoy en día son muchos los clientes que llegan a las horas de la parada para entretenerse mientras cenan.

Es común ver a todos con los celulares levantados grabando esos momentos y subiéndolas a sus historias en redes sociales.

beneficios de bailar parada franco

Beneficios de bailar

Bailar es un ejercicio que te mantiene en forma con muchos beneficios físicos y emocionales sin igual.

¡Por eso en FRANCO no dejamos de bailar y bailamos hasta con lluvia! ¿Qué no? Convéncete tú mismo

No vamos a decirte de nuevo que nos encanta bailar. Pero sí te diremos algunos beneficios de bailar que nosotros mismos hemos comprobado mientras hacemos las paradas.

Bailar mejora tu resistencia

Un buen baile puede elevar el ritmo cardíaco a 120 latidos por minuto o más, y es equivalente a un ejercicio aeróbico que fortalece el corazón y aumenta la resistencia.

Una media hora de baile sin interrupciones puede quemar hasta 400 calorías.

Tonifica músculos y da flexibilidad

Bailar es un ejercicio que involucra todos los músculos del cuerpo. No solo fortalece las piernas, sino que también mejora el equilibrio, la rapidez, la flexibilidad y la fuerza central del cuerpo.

Tienes músculos que ni siquiera imaginas y que te agradecerán por ejercitarlos con baile.

Bailar te mantiene joven

Las personas, cualquiera que sea su condición física, pueden bailar y obtener muchos beneficios.

Actualmente terapias integrales para personas  entre 70 y 90 años en centros asistenciales, de primer nivel en salud pública, ayudan a través de sesiones de baile a recuperar el sentido de diversión, juventud y sensualidad a miles de personas de tercera edad.

Mejora tu vida social 

Seguro haz escuchado a alguien decir: «Lo conocí bailando (perreando)” o “Voy a bailar para conocer a alguien»  Sí, este es un motivo con impacto positivo en tu vida social y personal si haces una buena elección de persona y bailarín.

Comienza a bailar y conocerás a muchas personas agradables, sociables y bien adaptadas.

Y esta es la historia de cómo la paradas FRANCO forman parte de nuestra identidad.